Navegando en YouTube encontré este conmovedor video sobre el respeto a la vida. Un niño reflexiona sobre lo que su mamá le ha preparado de comer y se cuestiona por qué debemos comer a los animales. Con una sorprendente claridad le dice a su madre:

“¿Por qué ellos mueren? No me gusta que ellos mueran. Me gusta que sigan de pie, feliz. Esos animales debemos cuidarlos no comerlos. “

Es lo más acertado que escuchado últimamente. Y me sorprende que venga de un niño. Quizás sean sus sentimientos más auténticos y profundos quienes despiertan ese reclamo; ese desacuerdo; que va en contra del respeto a la vida.

Seguramente estamos aún lejos de comprender mejor y empezar a elegir no matar a los animales para alimentarnos. Es un tema muy complejo para resolverlo en pocos años. Pero no deja de ser muy coherente y conmovedor escuchar esta reflexión de un niño que apenas empieza a comunicarse. No deja de ser verdad.

Cosas como esta son las que a uno lo dejan pensando unos instantes; recordándonos que la vida es así de sencilla, así de simple también. Pareciera que las cosas se ponen en su lugar al ver algo así; todo se pone en su sitio. Nos da un respiro, un aire fresco en nuestras labores.

El caos y la incertidumbre desaparecen por un momento ante la inocencia de un niño. Nos Consuela saber que no todos los días están llenos de tragedias y malos momentos. También ocurren cosas sorprendentes y maravillosas cada día; quizás pasan desapercibidas, esperando en el anonimato ser descubiertas.

Puedes encontrar mas temas relacionados a Motivacionales HACIENDO CLIC AQUI